IMG_2217

Agricultura y medio ambiente

Discurso del Sr. José Antonio Baltodano, Presidente de Mercon Coffee Group, en el acto de inauguración de la feria EXPOAPEN 2015 en Managua, Nicaragua.

——

En 1854, el Presidente de Estados Unidos, Frank Pierce, le hizo una oferta de compra de tierras a una tribu indígena. La tribu tenía un jefe muy anciano, el Jefe Seattle, que le escribió una carta al presidente pidiéndole que cuidara la tierra. Es una carta que se ha hecho famosa por la sabiduría que encierra. Quiero empezar esta reflexión citándoles un párrafo de la misma: “Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas las cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo. Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.”

Cada uno de nosotros en este auditorio está consciente de que hay cambios en el clima y que esos cambios climáticos a nivel global nos están afectando. El año pasado hablamos en este foro sobre la problemática del agua en Nicaragua. Nicaragua es un país que goza de una gran cantidad de fuentes de agua: 63 ríos, 26 lagunas y los dos lagos más grandes de Centroamérica. Sin embargo, en los próximos años se espera un declive en la precipitación pluvial que perjudicará sobre todo a la región del Pacífico. Ya hemos visto lo seco que ha sido este año, el lago Cocibolca está hoy en su nivel más bajo en muchos años. Las fuentes de agua también están siendo afectadas por nuestra contaminación. Un ejemplo claro es la alarmante contaminación del Lago Xolotlán que ha limitado drásticamente el uso de su agua.

Nuestra tierra está sufriendo debido al fuerte proceso de deforestación que va en aumento a un ritmo acelerado. Nuestros bosques están desapareciendo debido al incremento del uso de nuestros suelos para fines agrícolas y ganaderos. Al día de hoy, la tasa de deforestación se calcula en una pérdida de aproximadamente 60,000 hectáreas anuales durante los últimos sesenta años. Esto significa que desde 1950 , hemos perdido casi el 70% de nuestros bosques. Estos son datos alarmantes ya que si continuamos haciendo las cosas de la misma forma perderemos junto con nuestros bosques, todas nuestras fuentes de agua.

La deforestación ha significado ya cambios de temperatura. Los productores de Jinotega que hace 30 años gozaban de temperaturas de 20.7 C° en diez años tendrán una zona con una nueva temperatura de 22.7 C°. Esto está ligado estrechamente con la escasez de agua ocasionada por la tala de bosques, a lo que se suman los fenómenos conocidos como El Niño y La Niña.

Para nuestra sobrevivencia y la del sector agrícola necesitamos tres ingredientes esenciales. Sin ellos no podemos producir nada, no podemos alimentarnos y desarrollar la agro industria. Estos ingredientes son: la tierra, el agua y las temperaturas adecuadas.

Amigos, llego el momento en Nicaragua en que debemos enfocarnos en la productividad de las tierras que actualmente son aptas para la agricultura. Debemos olvidarnos de la expansión de las tierras agrícolas que conlleva la pérdida de nuestros bosques. Debemos crear conciencia sobre nuestras reservas nacionales. A mí me gustaría que en todos los mapas de Nicaragua, nuestro Gobierno señale las reservas naturales más importantes de nuestro país, como la reserva de biosfera de Bosawás e Indio Maíz, y que nunca más se permita allí la tala de los bosques, ni ventas de tierras en esas zonas, mucho menos en aquellas que les pertenecen a nuestras comunidades indígenas.

Nicaragua tiene suficiente tierra agrícola disponible y productividad muy baja la cual se puede aumentar principalmente en la producción de frijoles, maíz, café y carne. No hay necesidad de talar nuestros bosques. Si se quiere producir madera para fines comerciales, puede hacerse de forma responsable, sin tocar las áreas que son vitales para el clima y el agua de nuestro país.

Instamos a las ONG, a las instituciones como el BID, Banco Mundial, BCIE y a nuestras instituciones bancarias, que faciliten líneas de crédito que permitan producir madera con responsabilidad. La actividad comercial debe ser cada día más consciente de la necesidad de equilibrio ecológico porque la depredación de la naturaleza es, a la larga, una enemiga del crecimiento económico.

En el sector cafetalero, desde CISA Exportadora estamos poniendo nuestro granito de arena y nos hemos aliado con líderes expertos en temas de productividad y medio ambiente para trabajar con sostenibilidad. Me entusiasma mucho el programa LIFT que estamos impulsando, el cual tiene como objetivo aumentar la productividad de nuestros productores dándoles las herramientas necesarias para el manejo sostenible de sus fincas de café. Para el 2020 esperamos que 1,500 productores hayan como mínimo duplicado sus producciones con técnicas y prácticas respetuosas y favorables al medio ambiente.

Pero cuidar la ecología no sólo le compete a grandes empresas o al gobierno. Es un trabajo de todos. Hay dos áreas específicas en que cada quien puede cooperar como ciudadano: una es el asunto de la basura. Es lamentable ver la suciedad de nuestros cauces y carreteras. La basura es un foco de contaminación, de enfermedades y contra ese descuido de botar basura en cualquier parte, debemos de luchar. Un país más limpio, no solo es un país más sano, sino también un país más atractivo para el turismo.

Lo otro que podemos hacer es proteger los bosques, no quemando ni deforestando y comprometernos a plantar árboles. Si todas las personas mayores de 20 años en Nicaragua plantáramos cinco árboles, en total tendríamos 17,893,000 nuevos árboles. Esto lo podemos hacer en nuestras casas, en nuestros colegios y en nuestras comunidades. Yo los invito a promover esta iniciativa.

Amigos todos debemos buscar soluciones dado que el futuro está en nuestras manos. Como decía el Jefe Seattle que mencioné al principio “lo que ocurra en la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra”.

Conservemos este país que todos queremos. Que sea un país con lluvia, con buenas cosechas, que siga siendo verde, con más trabajo y más progreso.
Muchas gracias.